Cambiemos nuestro destino

El mes de marzo es muy conocido alrededor del mundo por conmemorar las luchas de la mujer a través de la historia. Esta fecha también nos recuerda que aún queda más por hacer.


El Día Internacional de la Mujer, 8 de marzo, fue declarado como tal para conmemorar la lucha de más de 100 mujeres trabajadoras que pedían mejores condiciones laborales, lamentablemente, perdieron sus vidas entre las llamas en un fábrica de Nueva York en 1911. También, por las manifestaciones, en Rusia, de otro grupo de mujeres ante la desigualdad, discriminación y violencia que vivían en 1917. Entre otras luchas y movilizaciones que las mujeres hicieron para luchar por sus derechos.



Un siglo después las mujeres continuamos con esa lucha, todos los días. En busca de oportunidades equitativas en todos los sectores y aspectos de la vida. Sin embargo, más vidas se han perdido diariamente, muchas a manos de quienes prometieron protegerlas o de quienes decían quererlas.


Si bien algunos aspectos han mejorado aún hay mucho camino por recorrer, no solo en el tema de leyes sino también en cambios sociales.


 

Los datos más recientes de la ONU nos indican algunas razones para continuar:

- 2.700 millones de mujeres no pueden acceder a las mismas opciones laborales que los hombres.

- En 2019, menos del 25% de los gobernantes eran mujeres.

- Una de cada tres mujeres sigue sufriendo violencia de género.

- De las 500 personas en puestos de jefatura ejecutiva que lideran las empresas con mayores ingresos en el mundo, menos del 7% son mujeres.

Y, hasta 2086 no se cerrará la brecha salarial si no se contrarresta la tendencia actual.


 

Como mujeres debemos recordar que no somos un segundo lugar, no somos una segunda opción, no somos menos, no merecemos menos y no solo frente a los hombres sino también frente a otras mujeres.

Existen casos en que las mujeres le han puesto el pie a otras. Es triste que entre nosotras no nos apoyamos, enseñamos, conocemos, aceptamos y no nos respetamos.


Si bien las grandes marchas han hecho eco y han logrado victorias para las mujeres también podemos hacer cambios a diario, desde nuestro día a día. Empecemos por unirnos, así somos más fuertes.

Empecemos por cada una, porque al amarnos a nosotras mismas nos respetamos, nos cuidamos, nos valoramos.


* Enseñemos a las nuevas generaciones, hombres y mujeres sobre la importancia del respeto y la equidad.

* Enseñemos a los adultos a reconocer y evitar los micromachismos (por ejemplo: que los hombres no lavan, que las mujeres deben cocinar, que hay colores, juguetes o profesiones solo para hombres o solo para mujeres, etc).

* Seamos ejemplo, apoyemos a otras mujeres en lugar de hablar mal de ellas.

* Informémonos sobre lo que ocurre en temas sociales y políticos porque son los que pueden generar mejores vías para construir el destino que queremos para nosotras y para las mujeres que vienen después.

* Apoyemos a las mujeres que emprenden, a las que trabajan, a las que estudian, a las que se dedican a la casa y sus hijos, a todas.

* Y, recordemos que todas tenemos definiciones diferentes, respetables y valiosas de lo que es ser mujer.

Cada una desde el papel que ha desempeñado, desde las oportunidades que ha tenido y desde sus propias historias.



Aquí algunas mujeres nos cuentan que es ser mujer para ellas.


Bernarda Calderón, 48 años, ser mujer es ser valiosa, madre, trabajadora, responsable, amorosa, temerosa de Papá Dios.


Katherine Pilataxi, 24 años, una mujer es luz, fortaleza, es capaz de desempeñar el rol que quiera más allá de madre y esposa.


Margarita Viteri, 59 años, ser mujer es una bendición.


Cristina Barahona, 30 años, es poder dar vida.


Pamela Castañeda, 19 años, es ser libre, fuerte y completa.


De entre las mujeres que leímos algunas son madres solteras, otras mujeres casadas, otras solteras, algunas son profesionales y otras apenas terminaron el ciclo básico. Todas con historias diferentes pero en algo están de acuerdo, que ser mujer es increíble y que merece ser valorado.


Para quienes hacemos Espíritu Libre ser mujer es:

Malú Sempertegui, 32 años, es conocerse a sí misma, su cuerpo, sus ciclos.


Gaby Pilataxi, 32 años, no hay una palabra o frase que pueda describirlo porque una mujer es todo lo que quiera ser.

Cuéntanos:

¿Qué es ser mujer para ti?

¿Cómo podemos causar impacto?



14 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo