Mi conocimiento me lleva a...

No hay un solo camino trazado, la historia nos ha enseñado que todo puede cambiar. Antes se creía que la Tierra era plana y luego todo cambió. Antes las mujeres no tenían derechos pero tras largas luchas hoy existe ese camino.


Antes, tal vez, tenías miedo a la soledad y hoy eres tu mejor compañía. ¿En dónde estabas hace 10 años y dónde estás hoy? ¿Cómo has usado todo el conocimiento que posees y lo que te han dejado tus experiencias?




Tenemos la capacidad de aprender de todo y en todo momento: de nuestras familias, de nuestros círculos sociales, de quienes ya lo vivieron, de nuestras propias experiencias y, dependiendo de tus creencias religiosas, de Dios y su palabra. Sin embargo, qué hacemos con toda esa información, conocimientos y experiencias que llegan a nuestra vidas.


A veces, nada y otras eso se convierte en un parte aguas, es decir, nada vuelve a ser como antes y no necesariamente para ir hacia adelante. Hay quienes tras una experiencia dura se pararon y no saben cómo avanzar nuevamente. Hay quienes se cansaron y están quienes tienen tanto en su mente y corazón que no saben por donde empezar y qué dirección tomar.


Existen miles de caminos, no hay solo uno que sea correcto, si no encuentras el que quieres, créalo.

Sube, baja, regresa, toma impulso, vuelve a intentarlo, continúa y no te rindas.



En este blog queremos, darte un abrazo virtual porque el camino no siempre es fácil y tomar decisiones menos. Además sabemos que es agradable tener alguien que nos aliente.


A veces, nos alientan otras historias. Una que nos inspiró recientemente es la de Sophia Sánchez y Renata López, ambas de 16 años, que al tener una oportunidad de entrar en un concurso internacional de @unplastify para reducir el consumo de plástico. La tomaron, crearon @periodoeco y dieron lo mejor de sí.


¿Qué usaron? el conocimiento que tenían sobre menstruación, lo que estaba delante de ellas, es decir, la contaminación por las toallas y tampones desechables y promovieron el uso de productos alternativos como la copa, el panty menstrual y las toallas reusables, y, aunque no ganaron, llegaron al quinceavo lugar en más de cien participantes.



Aprendieron mucho. Renata nos dijo: "aprendí el trabajo en equipo, teníamos que cumplir un objetivo, no lo hubiera logrado sin hacerlo de esa manera. Tenía que confiar en mi compañera" y Sophia aprendió que "debemos enfocarnos mejor para tener más alcance porque no es fácil en la redes sociales". Hoy, ellas también son capaces de reconocer los errores que cometieron para corregirlos la próxima vez. Están listas para el siguiente reto.


Así, hay millones de historias de mujeres que usan su conocimiento y experiencias para crecer, mejorar, dar el paso o, para detenerse y buscar una nueva ruta. Todo es válido en la vida porque no solo hay momentos buenos y, el éxito y la felicidad no se miden igual.


Levántate, sacúdete el polvo y sigue. Recuerda tus sueños, ponlos en un papel, grábalos en tu memoria, constrúyelos cada día.

El camino es largo, y, hoy tienes una nueva oportunidad de usar tus experiencias, tu conocimiento y lo que tienes para ir a donde sueñas.


En la vida tenemos momentos agradables y desagradables lo importante es exprimirle a la experiencia el conocimiento que nos deja y usarlo para ser mejores.


Recuerda que no estás sola. Si eres creyente tienes a tu padre del cielo, si no, recuerda que tienes a tu familia y amig@s. Si ell@s no están cerca o simplemente no están hazlo por ti. Ama a la mujer que ves en el espejo cada día. Cuídala, aconséjala, dale ánimo para que cada experiencia sea un nuevo escalón para llegar a la cima.


Recuerda que el límite es el cielo y tú eres un #espíritulibre

5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo