Salud mental, no se puede ver pero la vives a diario

Enojo, alegría, frustración, amor, paz, estas y otras emociones las procesamos gracias a la salud mental, pero, ¿Qué pasa cuando pierdo la salud mental? ¿Cómo se manifiesta? ¿Quién puede ayudarme? ¿Qué debo hacer?


Sofía Guerrero Segarra, 25 años, nos responde estas inquietudes y otras más en la siguiente entrevista.


Ella es psicóloga con visión holística, tiene un Master universitario en terapias psicológicas de tercera generación y es creadora del espacio digital @tenzandolamente.




- ¿Qué es la salud mental?

La OMS (Organización Mundial de la Salud) dice que es un estado completo de bienestar, físico, psicológico social y emocional. Viene de la mano del cómo me estoy llevando con mi mente, emociones y pensamientos.

Yo trabajo con una visión holística que toma en cuenta el cuerpo, la mente y la consciencia (espíritu o alma).


- ¿Qué tipo de trastornos existen?

Existe un libro gigante con nombres de trastornos pero lo más frecuente son: ansiedad, depresión, baja autoestima y problemas en las relaciones de pareja.

- ¿Cómo aparecen los trastornos o traumas?

Depende. No todas tienen un mismo patrón, no se puede generalizar absolutamente nada. Depende de cada persona porque en cada una existen factores que pueden dar como resultado un trastorno. Por eso, de debe analizar el pasado de cada persona, su relación con el futuro.

La ansiedad por ejemplo aparece de a poco en quienes quieren controlarlo todo, sobre todo en el futuro y no pueden hacerlo.

La depresión en cambio, en muchas ocasiones es el resultado de culpas sobre cosas pasadas sobre las que ya no tenemos control.


"No todas las personas gestionan las experiencias de la misma manera, lo que para uno puede ser un detonante de un trastorno para no otra no lo es".



- ¿Qué podemos hacer ante estos detonantes?

No debemos minimizar, todas las experiencias que vivimos son importantes. Debemos estar atentas a nuestros cambios de humor, a nuestra respuesta ante las situaciones que nos agradan y las que no.

Un trauma no necesariamente es algo grande que nos cambia de un segundo para el otro, puede empezar con cosas muy pequeñas.


- ¿Quién puede sufrir trastornos?

Todos hemos pasado por episodios de ansiedad o depresión. Pero cada persona también tiene diferentes recursos para solventar estos episodios. Hay quienes los resuelven, aprenden y quienes no pueden o no saben como salir o sanar esos traumas.


- ¿Cuándo puedo decir que mi salud mental ya no está bien?

Puede pasar mucho tiempo sin darnos cuenta de que estamos mal porque lo hacemos "normal" lentamente. Pero, existen algunos indicativos como cuando me me siento triste más de dos semanas seguidas, todos los días, me siento cansada todo el tiempo, no quiero levantarme de la cama. Todo eso ocurre porque algo pasó en mi salud mental.


- ¿Cómo ayudarnos a nosotras mismas a darnos cuenta?

Primero conocer y ser consientes de que existe la salud mental. Creo que estos espacios son importantes para hablarlo y orientarnos. Hablar de este tema nos permite despertar y reconocer estas señales de alarma.


"Para mejorar mi salud mental: paso uno darme cuenta de que este problema “chiquito” me da las vueltas y no logro solucionarlo. Paso dos: buscar ayuda".



- ¿Existen estándares sobre sentirse bien o mal?

Aprendí en un curso de psicología que los seres humanos somos felices por naturaleza. Cuando estamos felices nos sentimos en paz, no necesariamente saltando en un pie, la felicidad no se ve así esa es la alegría.

La felicidad incluye emociones agradables y desagradables. Mi cuerpo esta tranquilo ante cualquier situación. Pero cuando no es así nuestra mente nos habla y cuando dejamos de escuchar a nuestra mente, nuestro cuerpo empieza a mandarnos señales como no poder dormir, alergias, problemas de la piel, ciclos irregulares, etc. De alguna forma nuestro cuerpo nos va a hablar por eso hay que escucharlo y ser conscientes de lo que nos sucede.


- ¿Existen formas de recuperarnos por nuestros propios medios?

Todos tenemos recursos y herramientas para sanar pero existen factores que hacen de ese proceso algo más rápido o lento como los factores protectores. Es decir, una familia funcional, no buena ni mala sino que funcione para mí, buna relación con mis padres, entre otros. Y, existen los factores de riesgo, como: un accidente, factores de genéticos, entre otros.

A veces, cuando queremos sanar y no podemos nos dedicamos a distraernos.

Por ejemplo cuando termina una relación tengo dos opciones me dedico a sentir mis emoción y la gestiono, o me voy de farra, encuentro otra pareja y me distraigo y dejo escondidas esas emociones.

Pero para sanar lo mejor es hacer cosas por nosotras mismas como terapias de flores, de conversación, de natación, etc.

Es bueno invertir tiempo en nosotras mismas para conocer nuestras fortalezas y debilidades. Al conocernos sabemos que no podemos solas y buscamos ayuda de un experto porque siempre hay alternativas.


"Podemos pasar años escondiendo emociones pero en algún momento esa mochila me va a pesar tanto que será un problema"

- ¿A qué psicólog@ debería ir?

Es como buscar a una pareja. Debes conocerla y su forma de trabajo. Como eres tú y con quién te identificas. No solo dejarse llevar por un lindo nombre, logo o recomendaciones. Si no sientes conexión a la primera consulta no pasa nada. No se debe forzar esa relación.


-¿Que ideas equivocadas existen sobre l@s psicolog@s?

La gente cree que los psicólogos les van a resolver los problemas. No es así, la felicidad es aceptar los momentos alegres, los tristes o de enojo. En terapia primero entendemos que la vida es como una montaña rusa hay subidas y bajadas y debemos aprender a aceptarlas. Además, es un trabajo y compromiso del paciente y el psicólog@. Es un trabajo de ambas partes.


- ¿Cuál es el papel del psicolog@?

Yo no doy consejos ni digo que hacer, un consejo te da un amigo o familiar. Mi labor no es esa. Yo estoy mi paciente en su descubrimiento, en las subidas y bajadas de la vida pero solo ella es la encargada de las decisiones.



-¿La terapia es para locos?

Para generaciones anteriores pudo ser una idea común pero no es así, la terapia es lo más sano y responsable que podemos hacer por nosotros mismos. Eso si, no vas a cambiar a otros. Muchas chicas van a terapia para arreglar su relación pero no esto funciona así. La terapia es para ti y si se quiere para la pareja es una diferente, en donde entran los dos, pero la personal es para ti.


-¿Funcionan los libros de autoayuda?

Cualquier herramienta nos va a servir de alguna u otra forma. Yo los recomiendo en conjunto con la terapia. Algunos libros han sido el vehículo para llegar a la terapia porque al leerlos me doy cuenta que necesito ayuda.

Hay a quienes no les gusta y está bien, pero no creo que se los deba descartar porque son herramientas como el yoga o el ejercicio. Al final, nada es malo.


-¿Qué tanto afecta la religión?

Juega un papel muy importante. Para ser felices necesitamos tener un significado de vida, un propósito. Si mi religión me hace bien no tiene nada de malo, pero si debemos cuestionarnos para no caer en en estas creencias como limitantes. Por eso yo trabajo desde la espiritualidad y la fe.


"Todo nos ayuda consciente o inconscientemente. Escribir diarios es importante para registrar y tener consciencia de lo que nos está pasando.

No es fácil ser consciente pero estos espacios y actividades nos pueden ayudar".

-¿Cómo podemos ayudar a una persona cercana?

A veces eso nos frustra porque queremos ayudar a un amigo o familiar. Pero todo eso no sirve de nada si la otra persona no quiere despertar. Nosotros podemos mostrarles apoyo y compañía pero no podemos obligarles porque la búsqueda de cambio y ayuda debe partir de esa persona sino no va a pasar nada.

Pero puedo ayudar empezando en mí, ser más empática, amable, compasiva conmigo y las demás personas, así empiezo a cambiar el mundo. Y, así también puedo enseñar a otros.


84 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo